Qué son los textos explicativos y cómo están estructurados

El mundo en el que vivimos está lleno de información y conocimiento. Constantemente nos encontramos con situaciones en las que necesitamos entender algo nuevo, ya sea aprender un nuevo concepto, comprender un proceso o entender un fenómeno. Para poder adquirir este conocimiento, es necesario contar con textos que nos expliquen de manera clara y concisa cómo funciona algo, y es aquí donde entran los textos explicativos.

En este artículo, exploraremos qué son los textos explicativos, cómo se estructuran y cuáles son sus características principales. Aprenderemos cómo estos textos nos ayudan a comprender mejor el mundo que nos rodea y cómo podemos utilizarlos de manera eficiente. Si estás interesado en aprender más sobre este tema, ¡sigue leyendo!

📰 ¿Qué encontrará? 👇
  1. ¿Qué son los textos explicativos?
    1. ¿Cómo se estructuran los textos explicativos?
    2. 1. Introducción
    3. 2. Desarrollo
    4. 3. Conclusión
  2. Recursos de los textos explicativos
    1. 1. Definiciones
    2. 2. Ejemplos
    3. 3. Comparaciones
    4. 4. Clasificaciones
    5. 5. Mención de fuentes de conocimiento
  3. Conclusion

¿Qué son los textos explicativos?

Los textos explicativos son aquellos que tienen como objetivo principal ayudar a que alguien comprenda algo. Estos textos suelen responder a preguntas implícitas como "¿Qué es?", "¿Cómo es?" o "¿Por qué ocurre?". Se caracterizan por ofrecer información de manera objetiva y clara, estableciendo una relación asimétrica entre el emisor, quien posee el conocimiento, y el receptor, quien carece de él.

Un texto explicativo puede presentarse en diferentes formas, como libros de texto, enciclopedias, artículos científicos, manuales de instrucciones, clases magistrales, entre otros. La lectura de textos explicativos requiere un alto grado de procesamiento por parte del lector, ya que el objetivo es adquirir conocimiento y comprender conceptos.

¿Cómo se estructuran los textos explicativos?

Los textos explicativos se estructuran de manera lógica y ordenada para facilitar la comprensión del lector. A continuación, veremos los elementos y recursos más comunes que se utilizan en la estructura de estos textos:

1. Introducción

Todo texto explicativo comienza con una introducción, en la que se presenta el tema o concepto que será explicado. En esta parte, se utiliza un lenguaje claro y conciso para captar la atención del lector y establecer el contexto de lo que se va a explicar.

En la introducción, se pueden utilizar recursos como preguntas retóricas, ejemplos o anécdotas para despertar el interés del lector. Además, se suele presentar la importancia y relevancia del tema que se va a tratar, para que el lector tenga una motivación para seguir leyendo.

2. Desarrollo

El desarrollo del texto explicativo es la parte más extensa y detallada, en la que se presentan y explican los conceptos o procesos de manera ordenada. En esta sección, se utilizan párrafos dedicados a cada aspecto que se va a explicar.

En cada párrafo de explicación, se debe proporcionar información precisa y clara sobre el tema. Se pueden utilizar recursos como definiciones, ejemplos, comparaciones, clasificaciones, paráfrasis, entre otros, para facilitar la comprensión del lector.

Es importante que el texto esté bien organizado y estructurado, utilizando marcadores como títulos, subtítulos, numeración o viñetas. Esto ayuda a que el lector pueda identificar fácilmente los diferentes conceptos y procesos que se están explicando.

3. Conclusión

La conclusión del texto explicativo es el cierre del tema o concepto que se ha explicado. En esta parte, se resume de manera breve y concisa lo que se ha explicado en el desarrollo del texto.

En la conclusión, se pueden destacar los puntos más importantes y relevantes, haciendo hincapié en la importancia de la comprensión del tema o concepto. Además, se pueden mencionar las fuentes de conocimiento utilizadas para respaldar la información presentada.

Recursos de los textos explicativos

Los textos explicativos se apoyan en diferentes recursos para facilitar la comprensión del lector. Algunos de los recursos más comunes son:

1. Definiciones

Las definiciones permiten establecer los significados de los conceptos que se están explicando. Estas definiciones deben ser claras y concisas, evitando el uso de lenguaje técnico o términos complejos que puedan confundir al lector.

Se pueden utilizar diferentes tipos de definiciones, como las definiciones formales de diccionario, definiciones operativas o definiciones contextualizadas. El objetivo es proporcionar al lector una comprensión clara del concepto.

2. Ejemplos

Los ejemplos son una forma efectiva de ilustrar y clarificar los conceptos que se están explicando. Se utilizan para mostrar al lector cómo se aplica el concepto en situaciones reales y concretas.

Los ejemplos deben ser relevantes y representativos del concepto que se está explicando. Se pueden utilizar ejemplos ficticios o ejemplos reales, dependiendo del tema y del contexto.

3. Comparaciones

Las comparaciones son útiles para establecer similitudes y diferencias entre conceptos o procesos. Se utilizan para ayudar al lector a comprender mejor el tema, estableciendo relaciones y conexiones con otros conceptos conocidos.

Las comparaciones pueden ser realizadas utilizando diferentes recursos, como analogías, metáforas o similitudes en características o comportamientos.

4. Clasificaciones

Las clasificaciones se utilizan para organizar y agrupar conceptos de acuerdo a ciertas características o criterios. Estas clasificaciones ayudan al lector a comprender la estructura y organización de los conceptos que se están explicando.

La clasificación puede realizarse de diferentes maneras, como por categorías, por niveles de complejidad o por orden de importancia.

5. Mención de fuentes de conocimiento

Es importante mencionar las fuentes de conocimiento utilizadas para respaldar la información presentada en el texto explicativo. Esto ayuda a dar credibilidad a la información y permite al lector acceder a más recursos para ampliar su conocimiento sobre el tema.

Conclusion

Los textos explicativos tienen como objetivo principal ayudar a que alguien comprenda algo. Se presentan en diferentes formas como libros de texto, enciclopedias, clases magistrales, entre otros, y se caracterizan por ofrecer información de manera objetiva y clara.

La estructura de los textos explicativos se compone de una introducción, en la que se presenta el tema; un desarrollo, en el que se explica de manera detallada el concepto o proceso; y una conclusión, en la que se resume y cierra el tema.

Los textos explicativos utilizan recursos como definiciones, ejemplos, comparaciones, clasificaciones y menciones de fuentes de conocimiento para facilitar la comprensión del lector. Estos recursos ayudan a organizar la información y establecer conexiones lógicas entre los conceptos.

Es importante tener en cuenta que la estructura y los recursos utilizados en los textos explicativos pueden variar dependiendo del tema o del contexto. Sin embargo, la finalidad principal de estos textos siempre será brindar conocimiento de manera clara y concisa.

Si te ha gustado este post, puedes ver más artículos parecidos a Qué son los textos explicativos y cómo están estructurados en la categoría de Textos no literarios visitándolo.

Más contenido