Qué es una síntesis y cuál es su metodología

La síntesis es una herramienta clave para el estudio de diversos temas y la divulgación de información. A través de este tipo de texto breve, se destacan las ideas más importantes de una lectura y se establece la relación y jerarquía entre conceptos. La síntesis se distingue del resumen en que no solo se busca resumir el contenido, sino también analizar y añadir interpretación propia. En este artículo, exploraremos en detalle qué es una síntesis, cuál es su metodología y cómo se puede redactar de manera efectiva.

📰 ¿Qué encontrará? 👇
  1. Qué es una síntesis y cuál es su metodología
    1. Subrayar ideas clave
    2. Elaborar un esquema
    3. Redactar un texto breve y claro

Qué es una síntesis y cuál es su metodología

La síntesis consiste en condensar y resumir las ideas principales de un texto, de manera que el lector pueda comprender de manera concisa y clara la información presentada. A través de este proceso, se busca captar la esencia de un escrito y reducirlo a su forma más simplificada. La síntesis se utiliza en una variedad de ámbitos, como la investigación, la educación y la divulgación de información.

Para iniciar una síntesis, es crucial comprender el objetivo y el tema del texto original. Es importante leer el texto de manera atenta y subrayar las ideas clave que se quieren destacar en la síntesis. Estas ideas pueden ser conceptos principales, argumentos fundamentales o cualquier otra información relevante para el tema en cuestión. Una vez identificadas estas ideas, se puede proceder a elaborar un esquema que represente la relación y jerarquía entre ellas.

Subrayar ideas clave

El primer paso para iniciar una síntesis es leer el texto original de manera detenida y subrayar las ideas clave que se quieren resaltar. Estas ideas pueden ser conceptos principales, argumentos fundamentales, ejemplos significativos u otra información relevante para el tema en cuestión.

Es importante seleccionar cuidadosamente las ideas clave que se van a destacar en la síntesis. Estas deben ser las más relevantes y representativas del tema, y deben capturar la esencia del texto original. Al subrayar estas ideas, se facilita el proceso de elaboración de la síntesis, ya que se tiene una guía clara de las ideas más importantes a tomar en cuenta.

Es recomendable utilizar diferentes técnicas para subrayar las ideas clave. Por ejemplo, se puede utilizar colores diferentes para resaltar distintos tipos de ideas (por ejemplo, usar un color para los conceptos principales y otro color para los ejemplos). También se puede utilizar técnicas como el uso de resaltadores, notas adhesivas o subrayado digital en una lectura en línea.

Elaborar un esquema

Una vez que se han subrayado las ideas clave del texto original, es recomendable elaborar un esquema que represente la relación y jerarquía entre estas ideas. El esquema es una representación visual de la estructura de la síntesis, y ayuda a organizar y dar sentido a las ideas.

Para elaborar un esquema, se pueden utilizar diferentes técnicas y herramientas. Algunas personas prefieren utilizar papel y lápiz para dibujar un esquema con diagramas, cuadros o líneas que conecten las ideas entre sí. Otras personas optan por utilizar herramientas digitales, como programas de diagramación o aplicaciones de organización de ideas.

En el esquema, se debe tener en cuenta la relación entre las ideas y la jerarquía de estas. Por ejemplo, se pueden utilizar diferentes niveles de subordancia, como números o letras, para indicar la jerarquía de las ideas. También se puede utilizar diferentes colores o formas para representar distintos tipos de ideas o relaciones.

Es importante que el esquema sea claro y fácil de entender. Debe reflejar de manera precisa la relación y jerarquía entre las ideas clave, de manera que el redactor pueda tener una guía clara para la redacción de la síntesis.

Redactar un texto breve y claro

Una vez que se ha realizado el esquema, se puede proceder a redactar el texto de la síntesis. Es importante tener en cuenta que la síntesis es un texto breve y claro, por lo que se deben utilizar palabras propias y evitar el uso de citas directas del texto original.

Al redactar la síntesis, se deben seguir las siguientes pautas:

1. Utilizar un lenguaje claro y conciso. Evitar el uso de términos especializados o jerga que pueda dificultar la comprensión del lector.
2. Ordenar las ideas de manera lógica y coherente. Seguir la estructura del esquema y asegurarse de que cada idea esté conectada con las demás.
3. Utilizar conectores y frases de transición para facilitar la fluidez del texto. Estos pueden ayudar a establecer la relación entre las ideas y guiar al lector a través del texto.
4. Evitar la redundancia y la repetición innecesaria de ideas. Es importante ser conciso y evitar la repetición de información que ya ha sido mencionada anteriormente.
5. Añadir interpretación propia. La síntesis no se trata solo de resumir el contenido, sino también de analizar y añadir interpretación propia. Es importante ofrecer una perspectiva personal y argumentada sobre el tema.

Al finalizar la redacción de la síntesis, es recomendable revisar y corregir el texto para asegurarse de que cumple con los criterios de claridad y concisión. Se puede pedir a otra persona que revise el texto y ofrezca comentarios y sugerencias para mejorarlo.

La síntesis es un tipo de texto breve en el que se resumen y analizan las ideas más importantes de otro escrito. Se distingue del resumen en que se añade interpretación propia y se puede incluir información adicional. Para realizar una síntesis, es necesario subrayar las ideas clave, elaborar un esquema que represente la relación entre ellas y redactar un texto breve y claro. La síntesis es una herramienta útil para el estudio y la divulgación de información, y se utiliza en una variedad de ámbitos.

Si te ha gustado este post, puedes ver más artículos parecidos a Qué es una síntesis y cuál es su metodología en la categoría de Recursos literarios visitándolo.

Más contenido