Contaminación y lluvia de hollín: consecuencias desastrosas para el Pantanal

Incontrolable, hasta la primera semana de octubre, el fuego ya había consumido Es decir, el 26,5% del Pantanal, una cuarta parte del bioma desde principios de este año, como muestran Satélites del INPE.

Mato Grosso es el estado más afectado, con 2,16 millones de hectáreas y el Pantanal de Mato Grosso Sul, perdió 1,82 millones de hectáreas, y ve como el fuego avanza aún más en los últimos días.

Según los analistas, la gran mayoría de los incendios son causados por la acción humana, principalmente por los agricultores y los agricultores de la región que utilizan el fuego para la gestión de los pastos, la deforestación y la plantación de cultivos.

Tanto es así que la Policía Federal de Mato Grosso do Sul está investigando a cuatro ganaderos sospechosos de haber provocado los incendios, iniciando este enorme fuego.

Aunque el incendio no está controlado, sus consecuencias están lejos de estar resueltas.

Lluvia de hollín, humo y arena

Leandro Barbosa, reportero independiente, publicó en su página de Twitter un video que muestra una lluvia de hollín, literalmente. El fenómeno, provocado por una quema excesiva en el Pantanal, ocurrió en la región de Serra do Amolar ayer, 13 de octubre.

El fuego continúa sin control en la región de la Serra do Amolar, a unos 100 km al norte de Corumbá, una de las zonas con menor interferencia humana del Pantanal. Los incendios ya han afectado al menos a 102.000 hectáreas de esta zona.

Leandro relata que habló con Angelo Rabelo, gerente de Serra do Amolar, del Instituto Homem Pantaneiro (IHP), que se asustó y dijo

«Una tormenta de hollín, humo y arena».

Siniestro del Medio Ambiente

Ante este panorama, al Ministro de Medio Ambiente le correspondía, además de invertir en equipos de extinción de incendios y en equipos, proponer medidas para aumentar el castigo y la inspección de los responsables en un intento de reprimir nuevos focos de incendios ilegales.

Pero, en contra de las expectativas, la decisión del ministro fue utilizar y comprar miles de litros de un sustancia química de efecto retardante, que puede comprometer el medio ambiente y poner en peligro la salud de la población y la fauna local.

Producto retardante, ¿qué hay detrás de esta polémica?

En el centro de una nueva polémica, el ministro Ricardo Salles, publicó un vídeo en su página de Twitter, afirmando que estuvo en la Chapada dos Veadeiros el fin de semana del día 10 para ayudar en la lucha contra el incendio que afectó a la región.

En este vídeo, Salles afirma que utilizó un producto retardante, FireLimitjunto con el agua vertida por los aviones. Según el ministro, el producto aumenta cinco veces la capacidad de respuesta en la lucha contra el fuego.

Sin embargo, a través de la Secretaría de Estado de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible (Semad), el gobierno de Goiás informó en un comunicado que no se le consultó sobre el lanzamiento del retardante en la zona y que «no existe ninguna normativa» sobre el uso del producto en el estado.

El Instituto Brasileño de Medio Ambiente y Recursos Naturales Renovables (Ibama), por su parte, publicó una nota en su página web, diciendo que no existe ninguna legislación que prohíba el uso de los retardadores y que el producto tiene una baja nocividad:

«Con base en la información técnica, se consideró que el producto FireLimit presenta un bajo perfil tóxico para el medio ambiente y la salud humana, tal como se señala en el citado dictamen, además de ser poco persistente, es decir, degradarse rápidamente, y no tener en su composición sustancias preocupantes para el medio ambiente.»

Según el informe del periódico Estadão, el propio Ibama, a través de la Coordinación de Evaluación Ambiental de Sustancias y Productos Peligrosos, consideró, a través de un informe publicado en julio de 2018, que el producto retardante FireLimit es una sustancia química nociva y pueden suponer graves riesgos para la salud y el medio ambiente, hasta el punto de que en el informe presentado por la agencia medioambiental el uso de la sustancia debe hacerse sólo como último recursorecomendando una lista de precauciones a adoptar, incluyendo la

« suspensión del consumo de agua, de la pesca, de la caza y del consumo de frutas y verduras en la región expuesta al producto durante 40 días«.

Pero, en contra de la opinión técnica elaborada por sus propios servidores, El IBAMA autorizó la compra, sin licitaciónde 20.000 litros de retardante de fuego para utilizar en el Pantanal. La compra debía ser realizada por 684.000 reales por la misma empresa que «donó» 1.000 litros de retardante a Salles.

Sin embargo, tras el informe de Estadão, el MP con la TCU ordenó la interrupción de la compra así como prohibir el lanzamiento del producto hasta que el tribunal revise el caso, dado que es

«un retardador químico de la combustión que no tiene regulación de uso en Brasil y expone el medio ambiente y la salud de las personas a riesgos de contaminación».

Se trata de un flagrante desconocimiento de las disposiciones constitucionales».

Fuerza mayor

En medio de tantas polémicas, es bueno recordar que sólo hay un mes a cargo del Centro Nacional de Prevención y Lucha contra los Incendios Forestales (Prevfogo) del Ibama, José Carlos Mendes de Morais dimitió de su cargo la semana pasada. Funcionario de carrera y técnico, parece que había incompatibilidad de gestión.

En un mensaje enviado a sus compañeros de trabajo, Morais se limitó a decir que se marchaba por «razones de peso».

El Ibama, principal organismo del gobierno federal para la protección de la mayor selva tropical del mundo, cuenta actualmente con 591 agentes medioambientales para hacer frente al avance de los delitos medioambientales en todo el país.

Los datos oficiales de la agencia muestran que la plantilla actual es un 55% inferior a la de hace diez años.

En 2010, había 1.311 inspectores en activo. Este es el peor escenario para la inspección desde que se fundó el Ibama en 1989.

Puede que también te interese leerlo:

Pantanal devastado por las llamas. Los animales gritan pidiendo ayuda. Cómo ayudar

La tragedia del Pantanal tiene nombre y apellidos: Consumo de carne

Tuiuiú, la micteria Jaribu: ¡el ave-símbolo del Pantanal!