Cómo cultivar coles – 4 pasos esenciales

Cultivar coles es buenoSiempre puedes cosechar y tener col rizada fresca en casa y, bueno, ya sabes lo nutritiva que es la col rizada, sea cual sea. Ver aquí, en 4 pasos esencialescómo cultivar tus coles y tener éxito.

La gente de la ciudad no sabe estas cosas. Sólo lo sé porque he estudiado agronomía y más aún porque tengo la costumbre de hablando con la gente del campo, que sí sabe plantar bien. Buscando en internet encontré estos 4 pasos, o etapas, tan bien explicados que me apetecía reproducirlos para ti. Cada uno puede elegir el método que más le convenga, con semillas o con plántulas ya hechas.

Plantar es algo que se siente Más aún cuando nosotros, que somos de ciudad, plantamos para verlo crecer, en una maceta o en un pequeño arriate, y comer, si podemos cosecharlo, si funciona. Pero últimamente he pensado que es realmente muy importante que todo el mundo sepa cómo cultivar alimentos – hay quienes dicen que es esencial que a partir de ahora, en el mundo en que vivimos y con el cambio climático encima, todos sepamos cultivar lo que consumimos. Esta es una práctica que puede aliviar mucho la economía doméstica y eso, seguro, nos sacará de la vista de los pesticidas. En consecuencia, si todo el mundo se decide a plantar algo, este movimiento será lo suficientemente fuerte como para que un día se derribe el principio del beneficio en la alimentación. Al fin y al cabo, la alimentación es un bien prioritario para todos los seres vivos.

Bueno, sobre las coles, lo que son, los nutrientes que tienen, te he contado bastante aquí en este otro artículo: COUVE: LA VERDURA MÁS NUTRITIVA DEL MUNDO. ¡VER POR QUÉ!

Y es increíble la inmensa variedad de coles que existen en el mundo. La col no es sólo la col de mantequilla que los brasileños conocemos bien. También es el col, mostaza, nabos, brócoli, coliflor y coles de Bruselas y mucho más. Se puede encontrar en Hay coles de cabeza, coles de hoja, coles que crecen como locas hacia el cielo e incluso coles de playa. Y más, La col rizada es una verdura de clima frío, nació en Europa y se extiende por todos los países, desde Italia hasta Dinamarca, pero es muy resistente a las variaciones de temperatura, aguantando bien desde -7ºC hasta 27ºC. También tolera las variaciones del suelo, una cierta salinidad del aire y del agua y, además, no es exigente con la cantidad de agua, es rústica.

Variedades de coles (Wikipedia)

Pero, echa un vistazo aquí a variedad de coles que existen en los mercadoses decir, que se comercializan. Absolutamente todos ellos son variedades del mismo Brassica oleraceaque, a lo largo de milenios, fue «trabajada» por los campesinos, desarrollando aspectos de interés (cabezas, hojas, brotes, etc.) que dieron lugar a la especie que conocemos hoy.

Coles cultivadas en macetas de plástico

La plantación requiere algunos cuidados. Aquí los he separado en 4 etapas de atención fundamental, desde la siembra hasta la cosecha de coles de cualquier tipo.

1er Paso – la elección de la ubicación y los cultivares

1) Elige una variedad de coles que se adapte a las condiciones climáticas del lugar donde vives. Casi todas las coles pueden cosecharse entre 45 y 75 días después de la siembra.

– A Col rizada es dulce y suave y es una de las variedades más comunes. Tiene hojas encrespadas y arrugadas.

– A Col negra también tiene hojas arrugadas, aunque sus hojas son largas y finas.

– A Coles de mantequilla Tiene las hojas verde claro, lisas y redondeadas. Su nombre indica que es una de las calidades más suaves de la col y también muy común en Brasil.

– A Col (col portuguesa) es de color verde oscuro, con hojas grandes y gruesas. Soporta bien las variaciones climáticas. De ella recoges las hojas que quieras utilizar y seguirá creciendo y dando hojas, en abundancia.

– A Col roja Tiene hojas moradas y retorcidas. Es muy resistente y soporta temperaturas muy bajas.

2) Prepara un jarrón grande (con un radio de 15 cm, para cada planta de col) o un espacio en tu jardín. Si vas a plantar en otoño, elige un lugar donde dé el sol directamente y, si es en primavera, una zona de media sombra.

3) No plantes coles en lugares bajos donde haya riesgo de encharcamiento de agua. Haz tu huerto elevado con tablas de cedro (el cedro no se pudre con la humedad)

4) Analiza el suelo. A las coles les gusta un suelo con un pH entre 5,5 y 6,8, sano, con disponibilidad de materia orgánica, bien mezclado y bien drenado. El sabor de la col será menos sabroso en suelos muy arenosos. Ajusta el pH del suelo hasta que lo tengas dentro de los parámetros anteriores. Si tu suelo tiene un pH superior a 7 o incluso más básico, mezcla azufre granulado para aumentar la acidez.

5) Saber cuándo plantar. Si tu zona es muy fría, haz los semilleros en el interior (o en un vivero) entre cinco y siete semanas antes de que haga mucho frío. Si empiezas las semillas en el interior, siémbralas entre cinco y siete semanas después del periodo más frío. Si vas a plantar directamente en el suelo en el exterior, hazlo hasta 10 semanas antes del final del otoño.

Las semillas germinan cuando la temperatura del suelo es de al menos 5 C y brotan mejor cuando ésta es de unos 21 C. Por eso, si siembras con un frío intenso, las semillas entrarán en letargo hasta que la temperatura suba lo suficiente.

Paso 2 – preparar la tierra y sembrar

1) Mezcla la tierra con el compost orgánica o compost, en macetas pequeñas, de 16 cm de apertura. También puedes preparar la tierra con compost, esparcirlo en el lugar elegido para el jardín y sembrar directamente en la tierra (siempre que la temperatura del suelo sea superior a 5 C)

2) Siembra a una profundidad de 1,25 cm, cubrir con tierra suelta, y 8 cm entre las semillas. Cuando las semillas broten, si las plantas están agrupadas, sepáralas. Presiona ligeramente la tierra de cobertura sobre las semillas.

3) Riega muchocon cuidado para no sacar las semillas de su nicho. Espera a que la capa superior de la tierra se seque antes de volver a regar. No empapes la tierra.

4) Espera a que los plantones de col alcancen 10 cm de altura, con 4 hojas, para «adelgazar» la plantación, es decir, para eliminar las más débiles y dar más espacio a las demás. Se necesitarán de 4 a 6 semanas desde la siembra para llegar a este punto.

3ª etapa – trasladar las plántulas a su ubicación definitiva

1) Prepara el suelo del emplazamiento definitivoEn el jardín o en la maceta, extiende una fina capa de tierra abonada sobre la zona. También puedes utilizar hojarasca en descomposición o incluso algas.

2) Retira los nuevos plantones, con 10 cm y 4 hojas, de sus macetas golpeando el fondo y los lados, para aflojar la tierra y no dañar las raíces. También puedes utilizar varios plantones de col que hayas comprado en un vivero. Asegúrate de que estén sanas, sin hojas ni raíces podridas, y de que no se siembren en suelo arcilloso o con grava, ya que seguramente no estarán sanas.

3) Cava agujeros en el jardín, a una distancia de 35 cm entre sí y que sean lo suficientemente profundas para que la tierra llegue a las primeras hojas de tu planta de semillero. Si vas a hacer varias filas, mantén una distancia de 60 cm (2 pies). Sin espacio, ninguna planta crecerá adecuadamente.

4) Coloca los plantones en los agujeros y cúbrelos con tierra hasta las primeras hojas. Aprieta la tierra alrededor de la plántula para que quede firmemente en el suelo. Las plántulas deben estar completamente erguidas.

5) Riega mucho. Pero, como ya se ha dicho, no empapes la tierra y no permitas que el agua se acumule o se enjuague.

Col de mantequilla en un rincón de la pared

Paso 4: cuidar el agua, los insectos y la cubierta del suelo

1) Mantén la tierra húmeda pero no empapado. Si tu región es muy soleada, riega las coles a diario, a primera hora de la mañana o a última de la tarde.

2) Abona las plantas de col durante su crecimiento cada seis u ocho semanas. Debes preferir un abono orgánico líquido o un compost bien curado que se extenderá alrededor de la planta, sin tocarla. Las coles bien abonadas crecen más sanas.

3) Cubre con hojas o paja la tierra alrededor de la col si las hojas te parecen descoloridas o dañadas. Pero no pongas el mantillo hasta que las plántulas tengan más de 15 cm de altura. Este mantillo es una protección para que la humedad del suelo no estropee las hojas de la col.

4) Retira las hojas descoloridas o hojas marchitas siempre que aparezcan. Esta acción forma parte de la protección contra enfermedades y bichos. Cate los bichos que aparezcan y tíralos, lejos del jardín.

5) Recolección tiene lugar, según el cultivar elegido, entre 70 y 95 días después de la siembra y entre 55 y 75 días si has plantado plántulas ya formadas. No recojas ninguna hoja antes de que el tallo de la col tenga 20 cm de altura. Las coles de cabeza, los repollos, sólo deben cosecharse cuando la cabeza esté bien formada (ver esto según el cultivar que hayas elegido).

También puedes quitar primero las hojas exteriores y dejar que las interiores sigan creciendo. Corta el tallo de la planta a 2 cm del suelo si vas a quitar la col entera, pues así seguirá reproduciéndose hasta el final de su ciclo vegetativo, que es de 12 meses. Las hojas maduras deben cosecharse y consumirse lo antes posible, porque si envejecen se vuelven amargas y tienen mal sabor.

6) Las coles son muy resistentes a hongos y bacterias. No dejes que inunden el jardín y se pudrirán. Las plagas más comunes son las orugas de polilla, los pulgones grises, las orugas de mariposa, los caracoles y las babosas.

Lo último: No plantes coles cerca de judías, fresas o tomates. Estas plantas son incompatibles, no se gustan.

Fuentes: Blog de Forninhenses, Oxigenio Brasil, Youtube, Jardín de la casa

Especialmente adecuado para ti:

¡CULTIVA TUS PLANTAS! EN MACETAS, CAMAS, COLGANTES O EN EL SUELO – 10 CONSEJOS

CÓMO CULTIVAR LECHUGAS EN CASA: CONSEJOS FÁCILES Y PRÁCTICOS

CULTIVAR EN CASA CON RAÍCES, SEMILLAS O BASES DE PLANTAS